Sergio Busquets en San Paolo

El volante español fue condecorado como el mejor jugador del partido contra el Napoli.

FOTO: FC BARCELONA FOTO: FC BARCELONA

El FC Barcelona terminó sacando un empate contra el Nápoles en el partido de ida de los octavos de final de la UEFA Champions League, en un partido donde le costó en muchos tramos romper con el bloque defensivo italiano (quien presionó en pocas ocasiones el inicio de juego azulgrana) y generar oportunidades de peligro frente al arco de David Ospina. Al mismo tiempo, en varias oportunidades, Marc André Ter Stegen tuvo que intervenir para salvar a su equipo que, en cada transición defensivo, sufrió demasiado cuando el rival tuvo espacios para correr por los tres carriles.

En este sentido, y teniendo en cuenta las pocas variantes posicionales que tuvo el Barcelona en ataque, Sergio Busquets fue una pieza fundamental actuando como MCD dentro del 4-3-3 aunque, en varios tramos del partido, sufrió mucho para actuar más cerca del arco rival donde, pese a lo antes mencionado, demuestra que es un jugador diferente resto debido a su capacidad de filtrar pases (como en el 1-1 de Antoine Griezmann) y a la hora de presionar tras perdida, donde es una carta fundamental cuando tiene la libertad para llegar a dicha zona.

En San Paolo, y pese a dejar la sensación de que no tuvo un aporte importante (lo que es normal debido a que el funcionamiento colectivo del conjunto blaugrana dejó mucho que desear), Busquets fue fundamental en varias fases del juego. En 90 minutos disputados, Sergio intervino con la pelota en 139 oportunidades de las cuales 110 fueron pases precisos a sus compañeros (91% de efectividad), dios dos pases clave y seis balones largos precisos (perdió la pelota en 13 oportunidades. Consiguió seis intercepciones de pelota, cometió tres faltas y solo ganó tres duelos disputados. Números que evidencian lo que sumó con pelota y lo que lo extrañará el FC Barcelona en el partido de vuelta.

Noticias Relacionadas

Últimas noticias

Comentarios recientes