Bajo nivel

El fútbol argentino vive una pesadilla

La situación que atraviesa el fútbol argentino es critica. La irregularidad es la bandera actual de un balompié que supo ser ilustre y de calidad en el mundo. Pero hoy, ostenta un bajo nivel futbolístico, que lo hace tan pobre al punto que ya ni siquiera es atractivo a los ojos del aficionado.

El fútbol de Argentina cambió de libreto. Ya no tiene un papel protagonico en el mundo. Ya no reluce, no brilla y tampoco contagia. No tiene actores de lujo y las escenas son aburridas y con poca acción. Es escaso el nivel, triste el presente y opaco el futuro. Faltan luces.

Boca, River, Independiente, Racing y San Lorenzo. Los cinco grandes del mercado argentino están en ruinas. Ya no figuran con excelencia en el plano internacional y en el torneo doméstico son superados por equipo de menor jerarquía y leve historia. Argentinos, Lanús, Banfield... con poco nombre y casi nulo palmarés se ganaron un nombre en el último tiempo dejando atrás a lo poderosos.

Y en este inicio de temporada la tónica no cambia. Y sigue siendo dramática. Boca está undécimo, River séptimo, Independiente decimoséptimo, Racing décimo y San Lorenzo octavos. Es decir, todos bien lejos de los puestos de vanguardia y lejos de mostrar un nivel futbolístico aceptable. Además, por caso, el equipo millonario conducido por Angel Cappa hace seis encuentros que no gana y está Promoción, es decir en un puesto atormentado por el descenso. Y en ese espacio que han dejado los gigantes, Estudiantes aprovecha y solamente con orden y un serio trabajo conquista el terreno y se ha potencia año a año. Al punto que, si todo sigue así, terminará destronando a algunos de los anteriores equipos citados.

Argumentos para entender el mal momento de Argentina hay muchos. Pero uno de ello radica en que el fútbol argentino es exportador de talento. Los buenos jugadores nacen y apenas se crían en el mercado local. Juegan algunos partidos y ya están en Europa, y ello le quita ritmo, elegancia y ante todo, habilidad. Muchos se preguntan, ¿cómo sería la historia sí Messi, Di María, Tévez, Agüero, Higuaín, Gago -sólo por citar algunos nombres- estarían actualmente jugando en su país? La conclusión entonces es que la billetera y el poder, lentamente, aniquila a un mercado que reclama más calidad en la actualidad.

Últimas noticias

Comentarios recientes