El Barça de Setién: ¿Poco trabajado o poco tiempo aún para trabajar?

ANÁLISIS - No es la primera vez que un rival muy replegado refleja las carencias del equipo de Quique Setién

El Barça de Setién: ¿Poco trabajado o poco tiempo aún para trabajar?. Foto: MD El Barça de Setién: ¿Poco trabajado o poco tiempo aún para trabajar?. Foto: MD

Prácticamente a nadie le vino de sorpresa el planteamiento táctico de Gattuso ante el Barça. El entrenador italiano propuso un repliegue intenso con las dos líneas defensivas muy juntas en un 4-4-3 que se convertía en 4-5-1 cuando el Barcelona estaba en campo rival. El partido del Nápoles en defensa fue prácticamente perfecto y solo tuvo un error. Solo uno, que le costó el gol recibido. Gattuso se congratulaba por su éxito diciendo ante la prensa que el equipo culé solo les había hecho "cosquillas", mientras que Quique Setién admitía haberse equivocado en la táctica a tomar para este encuentro.

Porque la primera parte de los azulgrana fue, probablemente, la peor que ha realizado en toda la temporada y viniendo de Valverde, esto es palabras mayores. No tiró ni una sola vez entre los tres palos y solo se produjo un centro al área, sin ningún peligro. La disposición ofensiva del Barça fue totalmente nula y solo en la segunda parte mejoró algo, sin ser nada demasiado notorio. Setién aseguraba ante la prensa que temía "las contras del Nápoles", por eso le pidió a sus laterales que no se fueran a posiciones demasiado ofensivas, lo que produjo una falta de ideas en ataque de las que sacan los colores.

En un juego ultracombinativo, como propone Setién, hay que saber gestionar los partidos ante defensas muy replegadas. Esto no es nuevo. Ya se lo hacían a Cruyff en su época cuando revolucionó el estilo Barça con su idea de fútbol en los 90. Guardiola lo llevó a un paso más y desde la marcha de Pep, el Barça ha carecido de un entrenador con ideas nuevas ante las defensas tan cerradas que les complica el poder entrar al área o tener posición de tiro.

Anoche, el debate se centraba en si el Barça no estaba bien trabajado por Setién o si es que el técnico todavía no había tenido tiempo para hacerlo. Con más de un mes como entrenador, ya debería haber sabido tener algún plan B, o incluso C, para encuentros con defensas así. Ya sufrió ante el Granada, se las vio y deseó ante el Valencia y ayer, ante el Nápoles, salió vivo por Ter Stegen y porque la única que tuvo la marcó Griezmann, si no, un 1-0 para el Camp Nou hubiera hecho preocupar a más de uno.

Es cierto que Setién cuenta con muy pocos recursos ofensivos y que anoche, hubiera venido genial tener a hombres como Suárez o Dembélé, pero se equivocó claramente al no mandar a sus laterales al ataque y no fijar a dos hombres en las bandas con ellos para desajustar la defensa rival. En una captura de AndreuAsensioD, se ve claramente cómo la defensa del Nápoles se encuentra cómoda al no tener que fijar a dos hombres en cada banda, al estar los laterales más rezagados.

La circulación es imposible que sea fluida con este planteamiento táctico. La entrada de Arthur, un futbolista más combinativo y capaz de romper líneas con su visión de juego, ayudó un poco al Barça que con Rakitic tenía un perfil más defensivo en otra equivocación de Setién, que dejó en el banquillo a Ansu Fati hasta el minuto 83 en otra decisión difícil de entender.

Anoche, era noche para haber ido a por el partido, con Fati en una banda y Vidal (no tenía a otro) en la otra, con Semedo y Júnior ayudándoles en defensa para que uno de la línea de 5 del mediocampo italiano pasara a la banda y abriera huecos y con Arthur desde el inicio por Rakitic. Cruyff incluso mandaba al central más alto al ataque ante la ausencia de un 9 que fijara la defensa. Todo con tal de hacer pensar al rival o si no que se lo digan a Guardiola, que eliminó la figura del 9 para entrar por otros flancos.

El juego de este Barça, sin espacios, es monótono, aburrido y sin verticalidad. En el primer pase al espacio rompiendo líneas que intentaron, vino la internada de Semedo y el gol culé. Si nadie en ataque hace desmarques, si nadie intenta un pase que rompa líneas y si nadie intenta hacer algo diferente, este Barça está condenado a estrellarse una y otra vez contra el mismo muro cuando se enfrente a rivales de este tipo. Más que poco tiempo de trabajo, este Barça de Setién lo que está es poco trabajado. El cántabro tiene mucha tarea por delante.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Valencia y Atlético de Madrid jugarán esta tarde en Mestalla

Últimas noticias

Comentarios recientes