El Barcelona sondeó el regresó de Ernesto Valverde para la Champions

La derrota ante Osasuna tensó el ambiente en la directiva, que pidió la cabeza de Setién y el regreso de Valverde.

El Barcelona sondeó el regresó de Ernesto Valverde para la Champions. Foto: Marca El Barcelona sondeó el regresó de Ernesto Valverde para la Champions. Foto: Marca

Las aguas en el FC Barcelona han venido más que revuelas en la última semana tras la consecución del título de Liga por parte del Real Madrid. Que los blancos se hicieran finalmente con el primer puesto liguero, algo que se preveía por cómo habían avanzado las últimas jornadas, provocaron una intranquilidad en la cúpula culé que llegó al punto de que Quique Setién estuviera en la cuerda floja. Tal y como hemos podido saber, el peligro de destitución fue real e incluso algunos directivos propusieron el regreso de Ernesto Valverde para la Champions League.

La confianza de la directiva en Setién es prácticamente nula. No cuenta con demasiados apoyos (casi nunca los tuvo, ya que no fue una de las primeras opciones en enero) y tras lo visto en el post-confinamiento, tiene todo el crédito prácticamente agotado. Después de lo ocurrido ante Osasuna, donde se perdió en un partido horrible de los azulgranas, el ambiente en los despachos del Barça era más que tenso y se pidió a Bartomeu la cabeza de Setién.

El presidente del Barcelona no es aficionado de tomar decisiones en caliente y no se dejó llevar por la presión de sus directivos. Quiso tomarse unos días y sopesar la decisión. De puertas para adentro, se llegó a decir que si Setién no ganaba al menos un título, no continuaría la temporada que viene. Perder la Liga de la forma en la que lo ha hecho hace que no se tengas esperanzas de cara a la Champions por lo que algunos directivos eran partidarios de echarle ya y buscar una revolución de cara al mes de agosto, con la vuelta ante el Nápoles y lo que venga luego con Bayern, City o Madrid en el horizonte más cercano.

En la prensa se filtró el nombre de García Pimienta como posible relevo, el cual se nombró en una de las reuniones que tuvo la directiva la semana pasada, así como alguno dejó caer el nombre de Ernesto Valverde, tal y como hemos comentado antes. Algún directivo propuso que el técnico extremeño conocía la plantilla y que a pesar de los varapalos de Roma y Liverpool, había competido en la Champions y que sería una mejor opción por delante de Setién, que no había demostrado absolutamente nada. Además, contaría con el apoyo de la mayoría de la plantilla, que nunca se tomó a bien su marcha como fue el caso de Leo Messi, que siempre tuvo buenas palabras para Ernesto.

A nivel contractual, Valverde se fue del Barcelona perdonando parte del contrato que tenía firmado con ellos (año y medio restante) pero cobró toda esta temporada al completo y quedó pendiente de los bonus, en caso de que terminaran ganando la Liga o la Champions. De alguna forma, podrían pedirle el favor de regresar y podría hacerlo, como fue el caso de Javi Calleja con el Villarreal, el año pasado, por ejemplo. Lo que sucede es que Ernesto no quedó nada contento con el trato sufrido y aunque perdonó parte de su contrato, sería difícil que le convencieran para regresar.

Bartomeu, como decimos, no es fan de tomar decisiones en caliente y dejó aparcado el caso Setién hasta final de Liga. El partido ante el Alavés calmó un poco el fuego que se avivó en la jornada anterior y excepto giro inesperado del asunto, Quique Setién se sentará en el banquillo en la vuelta ante el Nápoles. A pesar de la presión recibida por gran parte de la directiva (algunos partidarios de poner a Pimienta, otros a Valverde y alguno que otro a Kluivert, aunque este último caso es prácticamente imposible que ocurra), Bartomeu quiere confiar hasta el final en el técnico cántabro, que a menos de que logre el título en la Champions o haga una competición muy buena, tiene difícil seguir la temporada que viene.

Con la actual directiva finalizando su mandato en junio de 2021, quieren dejar el terreno lo más allanado posible de cara a las nuevas elecciones, para que la línea continuista (se habla de que Rosell podría presentarse de nuevo) tenga éxito ante las que puedan surgir de Laporta y Font. Quieren dejar todo lo mejor posible y al igual que sucedió en 2015, una buena temporada con títulos y éxito favorecería mucho el voto del socio culé, que suele mirar mucho al corto plazo.

Noticias Relacionadas

Últimas noticias

Comentarios recientes