Las claves del fracaso del Espanyol en la 2020/21

El conjunto periquito descendió a segunda división y aquí explicamos las razones de su fracaso.

Las claves del fracaso del Espanyol en la 2020/21 Las claves del fracaso del Espanyol en la 2020/21

La pesadilla se ha convertido en realidad. El RCD Espanyol, uno de los peores en los últimos años, ha confirmado su descenso a la segunda división española después de perder 1-0 contra el FC Barcelona en el Camp Nou. Una temporada terrorífica del conjunto periquito que, a falta de tres jornadas, ha consumado su caída, en una temporada donde esperaban dar un salto de calidad a nivel nacional (mantenerse en puestos de clasificación a competiciones europeas) e internacionales (quedaron eliminados en Dieciseisavos de final de la Europa League en manos del Wolverhamtpon). Todo fue un desastre y existen varias razones de dicha caída.

Por esa razón, aprovechando que es matemática su caída, hemos hecho una lista con las principales razones por las que el Espanyol ha fracasado en esta temporada de La Liga. Todos los datos utilizados son de Transfermarkt.

-Salida de Rubi y traer a David Gallego: Después de la sensacional temporada que hicieron en la 2018/19, el Espanyol no pudo mantener a Rubi en el banquillo (quien decidió dirigir al Real Betis Balompié) y lo reemplazo con David Gallego, un entrenador sin experiencia en el primer nivel para que liderara al equipo en una temporada donde disputarían tres competencias de máxima exigencia. Fue el principal error y el comienzo de la debacle. Duró un poco más de tres meses y solo dirigió 16 partidos (siete victorias, cuatro empates y cinco derrotas)

-Malísima gestión de fichajes en verano: Después de lo de Rubi, el Espanyol se manejó muy mal en el mercado de fichajes de verano. Pese a que lograron vender a Mario Hermoso (25 millones de euros) y Borja Iglesias (28 millones de euros), no invirtieron de manera adecuada en los reemplazantes idóneos. Trajeron al central Fernando Calero por 8 millones de euros desde el Real Valladolid y al delantero Jonathan Calleri en calidad de cedido. La llegada de Matías Vargas (10 millones) no aportó nada.

-Trajeron a Pablo Machín y le destituyeron sin darle apenas tiempo: Después del error en contratar a Gallego, el Espanyol apostó por Pablo Machín quien, pese a tener una mala experiencia en el Sevilla, es un entrenador de primer nivel en España. Solo le dieron 15 partidos en una plantilla que no estaba adecuada a su idea de juego y sin darle el tiempo necesario para adaptarse. Duró 77 días en los que ganó cuatro encuentros, empató tres y perdió ocho. Sin proceso.

-La Europa League los perjudicó: El Espanyol perdió mucho terreno en el campeonato liguero por la Europa League. Pese a lograr clasificar de fase, la doble competencia terminó perjudicándoles más de los normal. La derrota contra el Wolverhampton fue solo la muestra de su mal rendimiento durante toda la temporada.

-Buenos fichajes en invierno, pero demasiado tarde: Pese a que mejoraron en varias posiciones con fichajes importantes (Raúl de Tomás, Leandro Cabrera y Adrián Embarba), fue demasiado tarde. El equipo nunca pudo salir de la dinámica negativa y, pese al buen trabajo de Abelardo, nunca reaccionaron.

-Destituir a Abelardo para ponerse Rufete, despropósito: Pese a que parecía imposible que el equipo lograra salir de la zona del descenso, Abelardo había conseguido darle un salto de calidad a la plantilla en un momento complicado. Tanto a nivel futbolístico y anímico. Disputó 17 partidos y consiguió cinco victorias, cinco empates y siete derrotas. Elegir a Rufete como su sustituto fue un despropósito debido a que fue el punto final al descenso. Fue dejar de confiar en el milagro.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Sanfrecce Hiroshima y Shonan se enfrentarán mañana domingo, en la jornada número 9 de la Liga J1

Últimas noticias

Comentarios recientes