Los culpables del fracaso del Barça en la Liga

El conjunto blaugrana mostró una versión paupérrima durante toda la temporada y terminó quedándose sin nada a nivel nacional.

Los culpables del fracaso del Barça en la Liga | FOTO: BARCELONA Los culpables del fracaso del Barça en la Liga | FOTO: BARCELONA

Pese a llegar con ventaja al último tramo de la temporada y dependiendo de si mismo para quedar campeón, el FC Barcelona terminó perdiendo La Liga en manos del Real Madrid. Un nuevo fracaso para la entidad blaugrana que, desde la llegada desde el cambio de entrenador, ha dejado muchas dudas en cuanto al rendimiento individual y colectivo.

Por esa razón, hemos hecho una lista con las claves y los principales culpables del fracaso del FC Barcelona en la actual edición de La Liga (Datos SofaScore).

-Mala planificación de fichajes en verano: Como está siendo costumbre en los últimos mercados de fichaje, el FC Barcelona se equivocó a la hora de planificar su plantilla. Tanto Ernesto Valverde como Quique Setién sufrieron por las lesiones y por la ausencia de variantes, teniendo que apostar por jugadores jóvenes que, pese a ser una filosofía del club, terminaron debutando por necesidad más que por oportunidad. No contrataron a un delantero que le diera descanso a Luis Suárez ni que pudiera ser relevo ante las constantes lesiones de Ousmane Dembélé. Lo que forzó la contratación de Marin Braithwaite, sin la posibilidad de buscar una mejor opción.

Por otro lado, no se renovó al equipo y se dejaron piezas que no rindieron al nivel esperado como, por ejemplo, Samuel Umtiti, Ivan Rakitic, Nélson Semedo y compañía. Una planificación terrible que se reflejó en los problemas que tuvo la plantilla durante toda la temporada.

-Mal cambio de entrenador, mal momento: Pese a que Ernesto Valverde no estaba dando las sensaciones esperadas, el cambio de entrenador llegó en un momento complicado. Sin la posibilidad de planificar la plantilla y dándole la oportunidad a un entrenador que, pese a tener una carrera importante a nivel español, no tenía experiencia en equipos de primer nivel. Por otro lado, no le dieron continuidad a la idea de juego, forzando al nuevo entrenador a tener que implementar su idea en poco tiempo y sin la posibilidad de potenciar a sus figuras a partir de ahí.

Quique Setién no fue la mejor respuesta para el banquillo en un momento donde el Barcelona necesitaba un entrenador de renombre y que fuera capaz de gestionar de mejor manera la plantilla.

-Jugadores acomodados con exceso de poder: Ante un entrenador sin espalda, muchos jugadores de la plantilla mostraron su irreverencia ante un cuerpo técnico que nunca pudo ser la principal autoridad. Esto generó que, pese a sus bajos rendimientos, jugaron de manera constante como Luis Suárez y Sergio Busquets, quienes estuvieron lejos de rendir a su mejor nivel pero que, por su jerarquía dentro de la plantilla, fueron habituales en los equipos titulares.

-Mal juego: La razón principal de que todos los problemas salieran a la luz. Quique Setién, más allá de un partido y chispazos de otros, nunca logró impregnar de su idea al Barcelona. El conjunto blaugrana fue un equipo flojo, sin ideas a la hora de tener la pelota y con pocas variantes ofensivas más allá de lo que podía generar Lionel Messi y las actuaciones de Ansu Fati.

Pese a que el equipo mejoró en la salida de la pelota, el resto del desarrollo de la jugada era lento, aburrido y sin la capacidad de romper con los bloques defensivos rival. Esto, al mismo tiempo, perjudicó el rendimiento de varias piezas importantes y alejó al conjunto culé su objetivo. Y, a nivel defensivo, el equipo siguió evidenciando los problemas a la hora de perder la pelota y tener que defender en la transición. Un equipo desnudo que dependía de las intervenciones de los nombres propios para poder mantener su portería en blanco.

-Bajo rendimiento ciertos jugadores: Pese al bajo funcionamiento colectivo, varios jugadores quedaron a deber a nivel individual y aquí remarcaremos cinco nombres importantes:

Jordi Alba: Poco impacto desde su posición. No marcó la diferencia desde el costado y dejó mucho que desear. Solo dio tres asistencias en 25 partidos de La Liga.

Sergio Busquets: Sus espaldas fueron una de las principales vías de ataque del rival. Pese a sumar mucho con la pelota, a nivel defensivo dejó muchas dudas. No fue un líder positivo en la zona de volantes.

Luis Suárez: Pese a su impacto en cuanto goles (15 goles y 8 asistencias), Solo anotó un gol contra el Real Madrid, Atlético de Madrid y Sevilla. Pocos goles relevantes ante los mejores equipos.

Antoine Griezmann: Pese a sus nueve goles, su impacto en el equipo fue mínimo. Más dudas que respuestas y, por su jerarquía y calidad, se esperaba mucho más de él.

Más allá de los nombres antes mencionados, hay que agregar nombres como Sergi Roberto y Frenkie de Jong, quienes tampoco cambiaron la dinámica del equipo en un momento tan comlicado. Pocas respuestas individuales a los problemas que arrastró el Barcelona durante toda la temporada. Un nuevo fracaso para el club.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Lille y Nantes jugarán mañana su correspondiente encuentro de la Ligue 1

Últimas noticias

Comentarios recientes