Una defensa bajo mínimos

La expulsión de Lenglet deja en evidencia la planificación en esta demarcación

Lenglet no podrá jugar contra el Sevilla. Foto: MD Lenglet no podrá jugar contra el Sevilla. Foto: MD

El Barça recibirá al Sevilla con una defensa en cuadro. A la lesión de Umtiti se ha sumado la baja por sanción de Lenglet, que cometió un error imperdonable al jugarse la expulsión con el partido sentenciado. Este panorama hace que ante un equipo como el Sevilla la responsabilidad recaiga en Todibo, que tendrá que hacer pareja con un Piqué que vive también al borde de la sanción con 4 amarillas en lo que va de liga.

Sanciones aparte, ni Lenglet ni Piqué habían descansado en lo que va de temporada, obligados a jugar todos los minutos, algo que se antojaba insostenible a largo plazo, por lo que este descanso obligatorio puede ser incluso positivo. El problema radica en la planificación deportiva, en una demarcación que no se ha reforzado tras escaparse De Ligt.

El Barça no quiso o no pudo echar el resto por el holandés, que prefirió la propuesta de la Juve. Ese problema se unió a la cabezonería de Umtiti, que no quiso saber nada de una posible salida, minimizando al máximo las opciones de mercado para un Barça hipotecado. Pese a que se confía en Todibo y su potencial, en el club también son conscientes de su falta de cocción, temiendo que esta oportunidad llegue demasiado pronto.

Pese a estar bajo mínimos, el Barça decició no reforzarse con un quinto central, debido también a las buenas sensaciones que dejó en pretemporada Araujo, jugador del filial. Ha llegado la hora para ver hasta que punto fue un error no fichar a nadie, algo que puede producirse en la próxima ventana de invierno si la situación de Umtiti no se revierte de forma milagrosa.

Noticias Relacionadas

Últimas noticias

Comentarios recientes