Los errores del caso Figo que ha vuelto a repetir el Barcelona

El club azulgrana no ha sabido invertir bien el dinero ingresado por Neymar

Los errores del caso Figo que ha vuelto a repetir el Barcelona Los errores del caso Figo que ha vuelto a repetir el Barcelona

En el verano del año 2000, el Real Madrid daba uno de los mayores pelotazos de la historia del mercado de fichajes al hacer oficial el fichaje del jugador portugués Luis Figo, que tras varios años jugando en el Barcelona, ponía rumbo al Santiago Bernabéu como el primer gran fichaje desde la llegada de Florentino Pérez a la presidencia, en un movimiento que despertó una gran polémica, así como un odio tremendo hacia el jugador luso cada vez que pisaba el Camp Nou, con aquella cabeza de cochinillo como momento más icónico.

Con ese fichaje, el Barcelona perdió a uno de sus mejores jugadores, pero logró embolsarse más de 10.000 millones de pesetas, o lo que es lo mismo, 62 millones de euros, que por aquel entonces era una cifra astronómica con la que el conjunto azulgrana podía reforzar su plantilla con jugadores de primer nivel, pudiendo olvidar rápidamente a Figo con una serie de jugadores que ayudasen al equipo azulgrana a dar un salto de calidad.

Sin embargo, el conjunto catalán, presidido por Joan Gaspart, no supo administrar ese dinero, e invirtió todo en los fichajes del holandés Marc Overmars, el francés Emmanuel Petit, y los españoles Alfonso Pérez y Gerard López, para un gasto total de 13.600 millones de pesetas, más incluso de lo recibido por la cláusula de rescisión de Figo, en una serie de decisiones que posteriormente fueron algunos de los fracasos más sonados en la historia reciente del Barcelona, toda vez que ninguno de ellos dio un nivel lo suficientemente decente como para recordar de forma positiva su paso por el Camp Nou.

Overmars fue el que más tiempo vistió la camiseta azulgrana, estando entre 2000 y 2004 para un total de 140 partidos disputados, seguido por Gerard, que aguantó hasta 2005, aunque sus partidos total fueron menos, para un total de 135. Alfonso estuvo dos temporadas, y en 2002 puso fin a su etapa de azulgrana con 21 partidos jugados, mientras que Petit únicamente estuvo esa temporada 2000-2001, teniendo un papel destacado con 38 partidos.

En 2017, el Barcelona recibió 222 millones de euros después de que el París Saint Germain lograse convencer a Neymar para que abandonase el Camp Nou, en el que a día de hoy todavía sigue siendo el fichaje más caro de la historia del fútbol, en una operación que recordaba y mucho a la vivida con Figo, aunque el jugador brasileño no ha despertado tanto odio entre los aficionados al no tratarse del Madrid, soñando incluso con su regreso al Camp Nou.

Con esos millones, el club azulgrana tuvo nuevamente una oportunidad de oro para dar un salto de calidad con su plantilla, pero decidió invertir prácticamente todo en dos jugadores: el brasileño Philippe Coutinho y el francés Ousmane Dembélé, que al igual que ocurriera en el 2000 con los jugadores anteriormente mencionados, también han pasado a formar parte de la historia más negra del conjunto azulgrana, siendo los dos fichajes más caros de la historia del Barcelona y a la vez los más desastrosos.

Coutinho no pudo adaptarse a la posición que le exigía Valverde, y terminó poniendo rumbo el pasado verano al Bayern Munich en calidad de cedido, regresando a partir del próximo 1 de julio y teniendo un futuro más que incierto en el conjunto azulgrana que ahora dirige Quique Setién, mientras que Dembéle, que llegó procedente del Borussia Dortmund, vive un auténtico calvario que le ha llevado a ser incapaz de jugar cinco partidos completos de forma consecutiva, viviendo ahora una lesión que le mantendrá varios meses de baja.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Wolverhampton y Manchester City jugarán mañana su encuentro correspondiente a la segunda jornada de la Premier League

Últimas noticias

Comentarios recientes