"Esto no puede acabar así, Leo"

OPINIÓN - Pase lo que pase con Messi, no quisiera estar en la piel de Bartomeu

"Esto no puede acabar así, Leo Messi" "Esto no puede acabar así, Leo Messi"

Vaya día ayer para los culés. Puede que el peor de toda su historia. Al menos reciente. Leo Messi anunció que quería dejar el club y la noticia que todo barcelonista no quería escuchar nunca, llegó. El FC Barcelona hace años que viene dando tumbos. Josep María Bartomeu así se ha encargado, con la que es la peor gestión de un presidente blaugrana. Era difícil superar a Gaspart, pero él lo ha logrado. Llegados a este punto, los culés se preguntan qué puede pasar y lo cierto es que pinta rematadamente mal.

Como analizamos ayer en Fichajes.net, Bartomeu no puede dimitir debido a que tanto él como su directiva responderían civilmente ante las deudas que podría tener el club en el caso de su marcha voluntaria. Esto le deja en la posición de poder arruinarse puesto que hablamos de una cantidad de dinero tan alta que asusta solo de pensarlo. La otra opción que tiene, por tanto, es la de dejar marchar a Leo y que todos los culés se le echen encima. No podría volver a caminar tranquilo por la calle en toda su vida. No me gustaría estar en su pellejo, la verdad.

Por eso, tras el 2-8 del Bayern, el presidente no dimitió y aplazó las elecciones a marzo, intentando salva su culo ante la situación más bochornosa de la historia del club. La única salvación de Bartomeu es que Messi cambie de opinión y decida quedarse finalmente pero tal y como se ha ido filtrando por parte de periodistas, gente de dentro del vestuario reconoce que esto ya se veía venir y amigos cercanos a Messi aseguran que la decisión está tomada y que no hay vuelta atrás. El divorcio es total.

Entre los culés hay dos grupos. Los que echan pestes de Bartomeu, la grandísima mayoría, y los que están muy descontentos con la actuación de Messi, unos pocos, aunque también numeroso. Pedían al capitán algo más tras la debacle en Champions y que cuando el barco se hunde, él haya querido marcharse no ha sentado nada bien. Desde luego, esta no es la mejor forma de irse del club.

El argentino es el Barça. Casi 20 años en el equipo. Toda una vida. Irse tras ese 2-8, mandando un burofax, sin despedirse de la afición y amenazando con ir a juicio si no le dan la carta de libertad no es lo propio. No está a la altura de lo que Messi ha sido en el Barça. El argentino no se puede ir así. Si está harto de Bartomeu, si no le gusta Koeman, si desprecia lo que han hecho con Suárez y las formas de decirle que no le quieren, que salga y lo diga pero que se amarre los machos y tire para adelante, porque eso es lo que hacen las leyendas de un club.

Puyol se retiró, Xavi se fue a Qatar e Iniesta a Japón. Messi quiere irse al City y a diferencia de sus compañeros, se quedaría en Europa, peleando frontalmente contra el Barça en Champions. ¿Se imaginan lo que sería un Barcelona-City en el Camp Nou, vistiendo Leo la camiseta blue y marcando? Es lo más doloroso que un culé pueda imaginar. A su leyenda, con otra camiseta y yendo contra ellos. Ni un desamor duele tanto.

Es cierto que la actuación de Messi no ha sido la más adecuada pero antes de pelearse en un juzgado, el de Rosario debería pensar que Bartomeu no durará más allá de marzo y que el año que viene, con Xavi en el banquillo, posiblemente, y junto a otro presidente con ganas de trabajar para el Barça, las cosas pueden cambiar. Barcelona es su casa. La blaugrana es su camiseta. Esto no puede acabar así. O al menos, no debería.

Noticias Relacionadas

Últimas noticias

Comentarios recientes