Y el FC Barcelona perdió lo único que le quedaba: su estilo de juego

La Supercopa de España es más que una derrota en una final para la entidad culé, que ahora además naufraga por los campos sin una identidad concreta

Y el FC Barcelona perdió lo único que le quedaba: su estilo de juego "Foto: El Español" Y el FC Barcelona perdió lo único que le quedaba: su estilo de juego "Foto: El Español"

El 2021 es ver al FC Barcelona llegando a una final contra un equipo de menor entidad y saliendo a defender con todos en su campo. Y además sin efectividad ninguna. Si el 2020 ya había sido el año más sorprendente de nuestras vidas, parece que este 2021 no viene menos fuerte, ni mucho menos.

Desde el punto de vista futbolístico, la temporada comenzaba con la entrada de un mercado de fichajes muy importante para muchos equipos y con la disputa de un título: dos encuentros en Andalucía para sumar a tus vitrinas una nueva Supercopa de España. Finalmente, el único vencedor de los 4 fue el Athletic Club de Bilbao, pero la parte más preocupante se la lleva el Fútbol Club Barcelona de Ronald Koeman.

Ya no queda nada

Si algo le quedaba al FC Barcelona y todavía no lo había perdido era su estilo de juego. Ese ADN, esa idiosincrasia de querer el balón, de tratarlo bien, de quererlo siempre pegado a su bota. Y si había que morir se hacía, pero no se renunciaba a ese estilo de juego que tantas y tantas alegrías ha dado al club en su historia reciente. Pero ya, en este Barça tan maltrecho y golpeado, hasta eso se perdió.

El FC Barcelona de Ronald Koeman salió a una final contra un equipo inferior a encerrarse. Es así de duro pero hay que aceptarlo. Salió replegado a defender con las líneas juntas y a no conceder ocasiones claras de gol, para después mostrarse en su versión más soporífera con el balón, tocando sin profundidad y dejando pasar el tiempo pese a ir perdiendo. Y ese plan, además, no dio resultado, pues los culés encajaron 3 tantos de un equipo que no destaca por su capacidad goleadora.

Hasta Leo Messi se desesperó y acabó expulsado. Una acción que no muestra más que la frustración de todo el grupo de querer y no poder. Pero perder un encuentro, una final, un título. Eso no es lo más importante y triste de la noche de ayer del FC Barcelona. Lo peor es que ya no quedan residuos de grandeza e identidad en este equipo.

Noticias Relacionadas

Últimas noticias

Comentarios recientes