Foto Análisis | El regreso del 3-5-2 y Griezmann lejos el equipo

Quique Setién volvió al esquema con el que comenzó su travesía en el FC Barcelona y, hasta la primera intervención, mostró una versión positiva.

Foto Análisis | El regreso del 3-5-2 y Griezmann lejos el equipo | FOTO: FC BARCELONA Foto Análisis | El regreso del 3-5-2 y Griezmann lejos el equipo | FOTO: FC BARCELONA

Pese a que el FC Barcelona está lejos de ser un equipo de autor y sigue dejando muchas dudas a nivel colectivo, Quique Setién ha intentado en cada partido introducir una variante con la intención de entregarle una ventaja táctica a sus jugadores y, al mismo tiempo, conseguir encontrar los caminos necesarios para vulnerar los planteamientos del rival.

En esta oportunidad, y contra el Real Valladolid de Sergio, Quique Setién volvió a utilizar la estructura con la que comenzó su travesía en el conjunto blaugrana: El 3-5-2 pero, en esta oportunidad, con la presencia de dos interiores como Riqui Puig y Arturo Vidal, quienes se relacionaron más con las rupturas y desmarques profundos que en la construcción de la jugada. Aunque, al mismo tiempo, el chileno se aceraba a la base de la jugada para sumar pases de seguridad en la circulación de la pelota.

Por otro lado, Sergi Roberto fungió como tercer central que, por su polivalencia y cualidades para moverse en el carril interior, se sumaba a la zona de volantes para caer en la base. El español fue la primera ventaja táctica que confeccionó Setién, intentando prever la posible marca en 4-4-2 del Valladolid y tener un 3vs2 en el primer pase. Su presencia al lado derecho de Gerard Piqué, al mismo tiempo, le entregaba seguridad a la estructura en la transición tras la pérdida de la pelota.

Por otro lado, Nélson Semedo y Jordi Alba fijaban en los costados para darle amplitud/profundidad al equipo. El portugués, a diferencia del español, se mostró más incisivo y peligroso al espacio. Ahí surge la segunda ventaja táctica. Los movimientos de Lionel Messi y Arturo Vidal para atraer el lateral izquierdo del rival y liberar la zona para que Semedo tuviera ventajas para llegar al último tramo y poder ejecutar. El triángulo que formaban en la banda derecha fue la sociedad que más desequilibrio generó.

En el ataque, ante la suplencia de Luis Suárez, aparecían Antoine Griezmann y Lionel Messi. El argentino tenía libertad para moverse y recibir en escalones más retrasados. Aprovechando los movimientos de Vidal para fijar a la última línea y los de Sémedo para fijar en banda, Messi recibió en varias oportunidades en la zona de interiores con la facilidad para girar y ver el futbol de cara.

Pero, por su parte, Antoine Griezmann fue el principal perjudicado del plan de juego. El francés, como referencia ofensiva, tenía la responsabilidad de fijar a la última línea y poder mantenerse como principal amenaza. Lo que lo alejó de los circuitos de juego del Barcelona, una de sus principales características. Es un atacante que le gusta relacionarse con el juego y, si se le niega la posibilidad de hacerlo, se desnaturalizan sus intervenciones. Sin Luis Suárez (o una referencia por delante de él), Griezmann minimiza su participación en el juego.

Números de Griezmann vs Real Valladolid

-45 minutos

-14 toques de pelota

-12 pases (9 precisos)

Números de Griezmann en los partidos anteriores:

-Promedia 41.5 toques por partido en La Liga

-32 pases intentados vs Villarreal

-42 pases intentados vs Espanyol

Pese a que los cambios en el segundo tiempo desnaturalizaron al equipo, el primer tiempo del FC Barcelona fue positivo tanto en la circulación de la pelota, como en la generación de oportunidades y en la estructura tras la pérdida de la pelota (cero disparos a puerta del rival en el primer tiempo).

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Sanfrecce Hiroshima y Shonan se enfrentarán mañana domingo, en la jornada número 9 de la Liga J1

Últimas noticias

Comentarios recientes