El fracaso de la política de fichajes del Real Madrid

En las dos últimas temporadas han sido muy pocos los fichajes que han funcionado en el equipo blanco

Esta semana vuelve la liga y el Real Madrid asaltará el liderato, por lo que es buén momento para analizar la política de fichajes del Real Madrid en época reciente.

Una de las premisas de Florentino Pérez siempre fue dotar a la plantilla del Real Madrid de un fichaje galáctico por temporada. Este verano falló en la operación De Gea y el club no incorporó a ningún jugador de campanillas, algo que sin duda se ha dejado notar en este comienzo de campaña ya que ninguna de las nuevas incorporaciones ha triunfado de forma rotunda. Es pronto para hacer un análisis profundo, pero todos los nuevos fichajes deben mejorar mucho si quieren convertirse en hombres importantes para el futuro, la plaga de lesiones puede abrir las puertas para alguno de ellos en los próximos encuentros.

Dos años de fracasos

Si exceptuamos a Toni Kros no podemos decir que ningún fichaje de los realizados por Florentino Pérez desde el año 2014 haya tenido un gran rendimiento. El alemán aterrizó junto a James, quien ha dejado pinceladas de su calidad pero en ningún momento ha justificado su elevado precio. Las comparaciones son odiosas y el colombiano llegó para hacer olvidar al mejor Di María, pero en la práctica ha pasado grandes etapas lesionado y no ha podido imponerse en un ataque claramente dominado por otras estrellas. El análisis se vuelve más sangrante si pensamos en Chicharito Hernández, el brasileño Lucas Silva o el rimbombamte Martin Odegaard. El joven futbolista noruego llegó muy verde al fútbol español y sigue fogueándose en el Castilla. Se esperaba una rápida progresión que no ha llegado, e incluso se barajó la posibilidad de que saliera cedido. Sin duda, su fichaje estuvo cargado de un seguimiento mediático que el jugador no merecía. Todos esperan su explosión y cada vez tiene menos tiempo para impresionar.

Por lo que respecta a esta temporada Casemiro ha entrado en los planes de Benítez más de lo que podría esperarse, pero da la sensación de que el club ha incorporado medianías que no están a la altura y ha pagado mucho dinero por ellas. Solo visto de esa forma se entiende que los blancos pagaran casi 6 millones de euros por Kiko Casilla, un portero con muy pocas opciones de jugar y que ha sido totalmente solapado por Keylor Navas. Después del primer mes y medio de competición su futuro es muy negro. Pero si hablamos de fichajes caros Kovacic consigue llevarse el máximo galardón hasta el momento. El Inter sacó tajada de su venta y el croata llegó al Santiago Bernabeu como el gran fichaje del verano. Se dijo de él que estábamos ante un futuro balón de oro, pero hasta el momento solo hemos visto un aspirante al once titular cuyo rendimiento ha estado muy alejado de lo que se espera de un galáctico. Está claro que la política de fichajes de Florentino Pérez en los dos últimos años ha sido equivocada, el mercado de invierno puede servir para que el club se haga con el galáctico que necesita.

Últimas noticias

Comentarios recientes