La historia interminable de Simeone y el estilo del Atlético

El técnico argentino vuelve a ser objeto de críticas por el rendimiento ofensivo del equipo rojiblanco

La historia terminable de Simeone y el estilo del Atlético La historia terminable de Simeone y el estilo del Atlético

Diego Pablo Simeone va camino de cumplir una década como entrenador del Atlético de Madrid, en una etapa en la que el técnico argentino se ha convertido en uno de los mejores (si no el mejor) entrenadores de la historia del conjunto rojiblanco, con el que ha ganado prácticamente todo a excepción de esa Champions League que ha tenido hasta en dos ocasiones al alcance de la mano, siendo más dolorosa la derrota de Lisboa con aquel gol de Ramos en el minuto 93, que la sufrida en Milán en la tanda de penaltis, también ante el conjunto blanco, al que normalmente le ha tenido tomada la medida en otras competiciones.

Sin embargo, a pesar de todos los éxitos que ha venido cosechando el Atlético en estos últimos años, la afición del conjunto rojiblanco no perdona el estilo de juego que desarrolla Simeone, en ocasiones demasiado defensivo, especialmente cuando en partidos donde el marcador está a favor por la mínima, lo que provoca que se escapen partidos que el club rojiblanco debería llevarse con cierta "facilidad" dada la enorme calidad de una plantilla a la que el técnico albiceleste no es capaz en algunos momentos de sacar el máximo rendimiento.

El único punto positivo pasa por una defensa donde el Atlético parece haber recuperado la potencia de antaño por las bandas gracias a Trippier y Lodi, que han entendido a la perfección el rol que deben desempeñar en el equipo, y que no es otro que el que venían ejecutando tanto Juanfran Torres como Filipe Luis en sus mejores tiempos, aportando mucho tanto en ataque como en defensa, a lo que hay que sumar además el gran trabajo en el centro de la zaga, donde pese a la marcha de Godín y Lucas Hernández, el equipo sigue manteniendo la fortaleza de siempre gracias a Giménez y los recién llegados Mario Hermoso y Felipe.

Si la defensa es uno de los puntos fuertes del Atlético, el centro del campo no lo es tanto debido al esquema de Simeone, el cual afecta a jugadores como Koke o Saúl, que deben estar más pendientes de las tareas defensivas que de generar juego en el caso del primero, y de acercarse al borde en el área en el caso del segundo, siendo estas sus principales características, las cuales no pueden explotar por la ausencia de un pivote defensivo como lo fue en su día Tiago o Gabi, que ayudaban a liderar de tareas defensivas a los jugadores más técnicos, algo que Simeone esperaba cambiar el año pasado con un Rodri que se fue del Atlético harto de su rol únicamente defensivo, y esta temporada con un Marcos Llorente que hasta la fecha apenas ha tenido minutos después de costar 50 millones de euros.

En el ataque, Simeone cuenta con dos jugadores de perfiles similares como Morata y Diego Costa, con capacidad para pelearse con las defensas rivales y ganar balones por alto, pero sin una gran capacidad técnica además de unas cifras goleadoras algo deficientes a lo largo del curso, lo que acrecenta todavía más el problema ofensivo del Atlético de Madrid, que ha añadido esta temporada a su plantilla a Joao Félix como recambio de Griezmann, pero que no ha reparado en fichar un delantero de primer nivel para afrontar una temporada que se avecina más exigente que nunca, lo que puede suponer un serio problema a la hora de afrontar los grandes partidos, en los que el gol cobra un papel igual o más importante que esa defensa a la que Simeone siempre se agarra.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Granada y Real Madrid jugarán mañana lunes, 13 de julio de 2020, su encuentro correspondiente a la jornada 36 de LaLiga Santander

Últimas noticias

Comentarios recientes