Italia, un país que no termina de convencer al Valencia

Muchos son los jugadores transalpinos que han pasado sin pena ni gloria por Mestalla

Italia, un país que no termina de convencer al Valencia Italia, un país que no termina de convencer al Valencia

El Valencia apostó durante este pasado mercado invernal por la llegada del lateral derecho italiano Alessandro Florenzi, que llegó cedido procedente de la Roma hasta final de temporada, pudiendo contar Albert Celades de esta forma con un nuevo jugador para la banda derecha de Mestalla, la cual había quedado notablemente debilitada tras la grave lesión del transalpino Cristiano Piccini y la falta de confianza en el portugués Thierry Correia.

Florenzi es el último jugador italiano en llegar a Mestalla, siendo esta una nacionalidad que ha gustado mucho al Valencia con el paso de los años, teniendo hasta diez incorporaciones que han dado distintos rendimientos y que convierten a la entidad ché en el club de LaLiga con más jugadores italianos a lo largo de la historia, con un total de diez jugadores si sumamos al ya mencionado Florenzi.

Amedeo Carboni fue el primero en 1997 y probablemente el jugador más icónico de todos los italianos que han pasado por Mestalla, siendo el capitán de aquellos maravillosos años que el club vivió a comienzos del siglo XXI con esas dos finales de Champions perdidas, ademas del histórico año del doblete con Liga y Copa de la UEFA.

Un año después de Carboni, el Valencia apostó por el delantero Cristiano Lucarelli, pero el rendimiento del futbolista no fue todo lo bueno que se esperaba, con tres goles en 19 partidos, poniendo un año después rumbo de vuelta a Italia, donde se convirtió en un ídolo con la camiseta del Livorno.

En 2004, el Valencia sufrió una fiebre masiva por los italianos, cerrando los fichajes del central Emiliano Moretti, así como los delanteros Marco Di Vaio, Bernardo Corradi y Stefano Fiore, teniendo todos ellos un paso fugaz por nuestro fútbol, especialmente en el caso de estos dos últimos jugadores, que se marcharon en 2005, mientras que 2006 fue el año del adiós de Di Vaio. Por último, Moretti fue el que más tiempo pasó en Mestalla, jugando hasta 180 partidos en cinco temporadas.

A pesar de los enormes fracasos con los tres delanteros italianos, el Valencia no renunció al sueño de tener un ariete transalpino en plantilla, y en 2006 fichó a Francesco Tavano, que resultó ser otro fracaso estrepitoso que dejó Mestalla un año después de su llegada procedente del Empoli.

Pasarían diez años hasta que el Valencia volvió a confiar en un jugador italiano, y de nuevo fue la posición de delantero la elegida por la dirección deportiva con el fichaje de Simone Zaza en 2016. El jugador llegó primero cedido por parte de la Juventus, y posteriormente mediante un traspaso de 16 millones. En ese arranque de temporada, Zaza anotó nueve goles en diez partidos que hacían pensar en un fichaje exitoso, pero el jugador se diluyó con el azúcar en el agua y el futbolista acabó marchándose de vuelta a Italia.

El último jugador italiano que llegó en propiedad a Mestalla fue Cristiano Piccini, en un fichaje que pocos entendieron pero que acabó resultando un acierto, toda vez que el jugador encontró su sitio en el club ché, siendo un jugador indiscutible para alcanzar la Copa del Rey el curso pasado, siendo la grave lesión de rodilla un pequeño parón en una etapa que se avecinaba triunfal para el lateral de 26 años.

Noticias Relacionadas

Últimas noticias

Comentarios recientes