Los dos jugadores 'diferentes’ del Atlético

Simeone debe aprovechar en mayor medida el factor diferencial que aportan dos futbolistas de la plantilla

El despliegue físico y el trabajo defensivo son innegociables para Diego Simeone. El Atlético de Madrid busca la solidez colectiva en el músculo por encima del virtuosismo. Los primeros mandamientos de Simeone aportan beneficios defensivos, pero limitan notablemente la producción ofensiva del equipo.

Al margen de la necesidad del Atlético de incorporar a un mediocentro de primer nivel, el equipo rojiblanco debe aprovechar el factor diferencial que aportan Yannick Carrasco y Ángel Correa. La capacidad de desequilibrio de estos dos jugadores resulta especialmente necesaria en un conjunto que acusa carencias creativas en el centro del campo.

Carrasco y Correa, cuyo virtuosismo está muy por encima de su músculo, son tratados como jugadores intermitentes. Su regularidad a lo largo de 90 minutos se encuentra bajo sospecha. Sin embargo, las permanentes carencias creativas del Atlético no provocan cambios notables en el centro del campo.

Renunciar a una parte del músculo en beneficio del talento es una opción que Simeone debe valorar para que el equipo rojiblanco crezca al margen de las incorporaciones de Diego Costa y Vitolo en enero.

Últimas noticias

Comentarios recientes