¿Qué le pasa al mediocampo del FC Barcelona?

Contra el Espanyol, antes del ingreso de Vidal, el conjunto culé mostró una de sus versiones más pobres

FOTO: FC BARCELONA FOTO: FC BARCELONA

Pese a que la intervención de Ernesto Valverde le dio un giro de tuercas al equipo contra el Espanyol, el FC Barcelona volvió a dejar sensaciones negativas en otro partido por La Liga y perdió la oportunidad de mantenerse en la cima de la tabla de posiciones en este comienzo de año. Una de las razones en este encuentro, más allá del bajo nivel mostrado por muchas piezas relevantes, fue el funcionamiento de la zona de volantes que, antes de la entrada de Arturo Vidal en la segunda mitad, no pudo predominar en el partido ante el repliegue en 4-4-2 del rival y las basculaciones realizadas por el equipo de Abelardo.

Y es que, con Arthur Melo lejos de las canchas y con Iván Rakitic acompañando a Frenkie de Jong y Sergio Busquets, el Barcelona no pudo progresar con facilidad hasta el arco rival y generar oportunidades de peligro ante uno de los peores equipos en lo que va de campeonato. Poniendo la lupa en la primera parte del encuentro, el conjunto blaugrana padeció un problema grave a la hora de escalonar en la salida de pelota debido a que sus tres mediocampistas centrales se posicionaron en varias oportunidades en la misma línea (por delante de la primera barrera de oposición del rival), lo que dificultó conectar a diferentes alturas y encontrar espacios entre líneas que rompieran con el bloque bajo rival.

Los tres volantes en la misma línea:



En este escenario, y con Lionel Messi y Antoine Griezmann a un nivel bajo, el Barcelona fue predecible en cada posesión de la pelota y terminó chocando contra un muro poderoso. En la segunda mitad, con el ingreso del chileno, Valverde dio con la tecla y consiguió darle diferentes alturas a la zona de volantes con Busquets actuando entre centrales, Frenkie de Jong en la base de la jugada y Arturo Vidal como mediapunta, más cerca de los tres delanteros. Con esta dinámica el partido cambió y hasta fue favorable para los blaugranas.

Variante con el ingreso de Vidal:

El problema, más allá de que la solución termina siendo la misma (el ingreso de Vidal para que agite los partidos), se ha convertido en una enfermedad debido a que las piezas de la zona de máquinas siguen sin funcionar a la perfección, lo que también influye en el rendimiento individual de cada una de ellas, y lo que termina exigiendo a cada jugador a tener que realizar esfuerzos desmedidos o aprovechar su técnica para salir de situaciones complicadas. Sin síntomas de mejora, el Barcelona sigue siendo un equipo plano y sin variantes tácticas para evolucionar, lo que termina castigando en las fases finales de la temporada.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Sevilla y Mallorca disputarán mañana domingo, 12 de julio de 2020, su partido correspondiente a la jornada 36 de LaLiga Santander

Últimas noticias

Comentarios recientes