Las mejores parejas ‘entrenador-jugador’ de la historia del fútbol

Jugadores que en el campo eran el fiel reflejo de su entrenador

El Cholo y Diego Costsa, un claro ejemplo. El Cholo y Diego Costsa, un claro ejemplo.

“Ese jugador es la prolongación de su entrenador en el campo”. Esa frase se ha popularizado mucho en el mundo del fútbol, cuando un jugador se convierte en pieza fundamental para un entrenador. En muchos de esos casos, el flechazo suele ser bidireccional, y ese jugador también absorbe unas enseñanzas a las que será fiel en toda su carrera. Vamos a ir a continuación con algunos ejemplos de la actualidad y de la historia.

- Johan Cruyff-Pep Guardiola: En este caso, se trata de una pareja que cambió el fútbol. Cruyff creó una nueva filosofía y apostó por un joven canterano del Barça que apuntaba maneras para llevarla a cabo sobre el césped. Guardiola fue el ejemplo del fútbol de posición y toque, que él mismo se encargaría de catapultar a una nueva dimensión en su etapa como entrenador. En esta ecuación podríamos meter a Xavi Hernández, que fue para Pep lo que anteriormente él había supuesto para Johan. Los tres demuestran que para llevar a cabo una idea no basta con tenerla, hay que encontrar a alguien que crea en ella y sea capaz de ejecutarla.

- José Mourinho-Pepe: En este caso, la relación fue distinta, al igual que los personajes en cuestión. Un amor-odio incondicional de dos personalidades fuertes, ambiciosas y competitivas. Pero mientras funcionó, Pepe fue el mejor guerrero para Mourinho en su Madrid que peleó contra el Barça de Guardiola. Si hacía falta un medio centro, ahí estaba él. Si los medios criticaban a Pepe por su brusquedad, ahí estaba Mourinho para salir en su defensa. Un central que no escatimaba un gramo de energía en cada partido, y por ello se ganó la plena confianza de un competidor nato como Mourinho. En este caso, el tiempo trajo desgaste, como ocurre en muchas relaciones, pero mientras funcionó, ambos se retroalimentaron a la perfección.

- Simeone-Diego Costa: En este caso, se demuestra que hay entrenadores capaces de sacar lo mejor de un futbolista. Seguramente, bajo las órdenes de Simeone, Diego Costa ha sido mejor jugador de lo que nunca creyó ser. Y por supuesto, mejor jugador de lo que ha sido en cualquier otro equipo o selección. Diego Costa es un jugador esculpido al milímetro para jugar en un equipo dirigido por Simeone. El Cholo lo sabe, y por eso le puso en aquella final de champions incluso con el riesgo de que le durara siete minutos, como acabó ocurriendo. Desde que Costa no es Costa, el Atlético está huérfano de pegada.

- Luis Aragonés-Samuel Eto'o: Otra relación amor-odio entre dos personajes temperamentales donde los haya. Su bronca en Zaragoza es parte de la historia de nuestro fútbol. De aquel episodio salió un nuevo Eto'o, más humilde pero igual de feroz. Un delantero noble pero inconformista, que debe parte de su carácter a su etapa junto a Luis Aragonés en el Mallorca. Fue él quien le inculcó unos valores que posiblemente no tenía y gracias a los cuales pudo tener la exitosa carrera que disfrutó después.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Granada y Real Madrid jugarán mañana lunes, 13 de julio de 2020, su encuentro correspondiente a la jornada 36 de LaLiga Santander

Últimas noticias

Comentarios recientes