Moyano y las demagógicas excusas de los perdedores

OPINIÓN - Cuando el Valladolid tuvo más descanso que el Atleti antes de su partido, Moyano no se quejó

Javi Moyano excusó la derrota del Valladolid ante el Barça. Foto: Marca Javi Moyano excusó la derrota del Valladolid ante el Barça. Foto: Marca

Que en LaLiga existen desigualdades, todos lo sabemos. El reparto económico de los derechos de televisión está más que mal repartido y eso provoca diferencias muy grandes entre la parte alta y baja de la tabla, no en términos de puntos en la tabla (que también) sino en desembolso de fichajes. Mientras que los clubes modestos apenas pueden gastar más de 8-10 millones de euros, Barcelona, Madrid o Atlético pueden gastarse más de 200 o 300 millones. En un partido Barcelona-Valladolid, como el de ayer en el Camp Nou, se iba a poner en práctica una vez más esa diferencia y el resultado (5-1) no sorprendió a casi nadie, pero anoche, Javi Moyano, capitán del Pucela, alzó la voz y no hizo más que tirarse piedras contra su propio tejado.

En la previa al encuentro, Sergio González se quejó de que la suspensión del Clásico les perjudicaba, puesto que eso haría que el Barça tuviera más descanso que ellos. El XI que puso el técnico en el Camp Nou, dejando fuera a algún fijo en su equipo como Salisú, demostraba que no le tenía demasiada fe a competirle a todo un Barça con casi su XI de gala. Compitieron bien en la primera parte, pero en la segunda, se vinieron abajo y hubo quienes les acusaron de falta de competitividad. De ahí que Moyano quisiera defender a su equipo por la imagen ofrecida.

El lateral derecho comentó en Instagram que "quizá habría que decir que hace dos días el Valladolid estaba jugándose un partido ante un rival directo mientras que nuestro rival de hoy preparaba su partido tranquilamente". Lo primero que hay que decirle a Moyano es que no hacía dos días, sino tres, lo que siempre se estipula que debe pasar entre un partido y otro, y lo segundo, es que la demagogia le puede servir para engañar a alguno que otro, pero no a la gran mayoría que tenga dos dedos de frente. Cuando su equipo se enfrentó al Atleti, que venía de hacer un viaje a Moscú entre semana y competir en Champions, teniendo que rotar el Cholo y acabando con un 0-0, entonces no se le vio decir lo mismo.

Debería de fijarse en el Granada, por ejemplo. Que a pesar de que recibía al Barça, se dejó la piel en el campo y le quiso competir, terminando por ganarles. Cuando te pintan la cara, como sucedió anoche en el Camp Nou y tu equipo bajó los brazos desde el minuto 50, lo que toca no es dar excusas baratas sino agachar la cabeza y pedir perdón. Porque el calendario es el que es y son los grandes los que tienen realmente que hacer malabarismos para estar al 100% miércoles-domingo-miércoles-domingo.

Esta no es una defensa hacia el club grande, ni mucho menos, y ojalá el dinero de LaLiga se repartiera mejor para ver una competición más igualada e interesante, como ocurre en la Premier, pero lo que tampoco puede hacer un jugador como Moyano es querer poner excusas que no se cree ni él mismo. Porque en el deporte existen mil casos similares, como cuando Nadal ganó el Open de Australia 2009 a Federer teniendo 24 horas menos de descanso que el suizo y tras jugar una semifinal de 5 horas. Los partidos se disputan y se ganan. Y si se pierde, se acepta y se felicita al rival. Las excusas son solo de perdedores.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Barcelona y Espanyol se encontrarán mañana miércoles, 8 de julio de 2020, en la jornada 35 de LaLiga Santander

Últimas noticias

Comentarios recientes