Nabil Fekir: más puñetazos al VAR, a ver si así lo miran

OPINIÓN / El delantero bético es el único jugador de LaLiga que ha plantado cara a la vergüenza del arbitraje español

Nabil Fekir: más puñetazos al VAR, a ver si así lo miran "Foto: AS" Nabil Fekir: más puñetazos al VAR, a ver si así lo miran "Foto: AS"

Las generalizaciones, por norma general (nunca mejor dicho), casi nunca son buenas. Extender ejemplos particulares a todo un colectivo, sean cuales sean las dimensiones de este, es cuanto menos arriesgado y atrevido. Sin embargo, en el contexto del fútbol español que atendemos cada día hay algo que está muy claro: el arbitraje de LaLiga es una vergüenza. Los profesionales del VAR y sobre los terrenos de juego siguen cometiendo errores infantiles y teniendo actitudes deleznables, esquizofrénicas, caseras y patéticas. Hay que romperse las manos aplaudiendo a Nabil Fekir. Y cabe señalar que esta crítica la hago desde la subjetividad bética, pero creo que con muchísimos motivos y sobre todo, ante el inmovilismo y la ineptitud de los dirigentes de mi club.

El golpe que el franco-argelino asestó a la televisión del VAR no fue sólo de Nabil Fekir. Ni mucho menos. Ese golpe, llevaba cargada la rabia de decenas de compañeros y centenares de aficionados que semana tras semana ven como a su equipo nunca le benefician, que observan como el trato favorable siempre cae del mismo lado, que entienden que todo contacto en el área no es penalti y a su equipo siempre se lo pitan, pero al revés no.

El Real Betis Balompié, en particular, lleva recibiendo robos a mano armado perpetrados por cualquiera de los colegiados de LaLiga desde que el campeonato comenzó en septiembre y hasta hoy. Ante el Villarreal se le llegó a anular un gol por fuera de juego cuando el remate había sido del rival en propia puerta, o a expulsar a un futbolista por una protesta tras recibir catorce faltas y por una falta involuntaria a las primeras de cambio.

Por supuesto que Gil Manzano no entrará en la nevera, pues su actuación vergonzosa y punible se realizó frente a un equipo como el Betis, desalmado y en mitad de tabla. Para que esto sucediera, este señor tendría que tener los santísimos bemoles (y ruego que me disculpen) de realizar una actuación tan descarada frente a Barcelona y Real Madrid, y ahí sí sería noticia y todo se mejoraría. No les vayamos a tocar a sus dos niñitos tan mimados por papá y mamá.

El puñetazo de Nabil Fekir al VAR es, también, una protesta general por la caza de brujas personal que lleva recibiendo desde el día 1 que aterrizó en LaLiga. Uno de los futbolistas que más patadas, agarrones y empujones recibe, pero al final los árbitros siempre tienen a bien expulsarlo a él y dejar con total impunidad a sus agresores, protegidos por la interpretación que los ineptos del colegio de árbitros realizan. 7

El puñetazo de Nabil Fekir, aún habiendo roto la pantalla, no habría repercutido en nada. Total, la herramienta que debería ayudar a los árbitros a tomar algunas decisiones delicadas y complejas no se mira nunca, se sigue dando el paso siguiendo la primera impresión del colegiado, y a otra cosa.

El puñetazo de Nabil Fekir, en definitiva, es la expresión máxima de la rabia, la impotencia y del hartazgo de un futbolista, un equipo y una afición que no pueden aguantar más el maltrato y el perjurio de la meritocracia que semana tras semana recibe de la mayoría de árbitros españoles. Se están cargando el fútbol, sigan que ya les queda poco.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Inter y Getafe se encontrarán mañana miércoles, 5 de agosto de 2020, en un nuevo encuentro de la UEFA Europa League

Últimas noticias

Comentarios recientes