N’Golo Kanté y el ejemplo de la revolución actual del mediocentro en el fútbol mundial

El mediocampista francés es el evidente caso del nuevo perfil que necesitan los equipos en el medio del campo

N’Golo Kanté y el ejemplo de la revolución actual del mediocentro en el fútbol mundial "Foto: One Football" N’Golo Kanté y el ejemplo de la revolución actual del mediocentro en el fútbol mundial "Foto: One Football"

El fútbol está cambiando y con él, las aptitudes del futbolista. El estilo de juego que se requiere sobre un terreno no es el mismo que hace 5 o 10 años, eso es algo evidente. Y, por consiguiente, los mejores futbolistas del mundo tampoco cuentan con el mismo perfil que hace varias temporadas. Han cambiado enormemente y claro ejemplo de ello es N’Golo Kanté, el mediocampista del Chelsea.

Como pieza clave en los planes de Thomas Tuchel y en el encuentro de ida de las semifinales de la Champions League disputadas ante el Real Madrid, el mediocampista francés es uno de los mejores de todo el planeta en lo que hace. ¿Y qué es lo que hace? Pues absolutamente todo.

Un futbolista diferencial

¿Es Kanté un mediocentro defensivo? Pues perfectamente podríamos contestar tanto sí como no a esta pregunta y argumentarlo con sentido. Pero la realidad es que hablamos de un jugador capacitado para la recuperación de balón, que siempre presiona y muerde como el que más, que puede ubicarse en la medular para dar equilibrio a su equipo.

Ahora bien, ¿es Kanté un mediocentro ofensivo? Pues más de lo mismo. Sí que lo es porque cuando recupera puede romper líneas de presión con su velocidad, su potencia, su arrancada. Sin ser un genio visionando líneas de pase, es capaz de comandar contragolpes de su equipo y tomar buenas decisiones, se asoma al balcón del área rival y puede disparar desde zonas bastante favorables.

Es el ejemplo perfecto de la evolución que muestran algunos futbolistas en el contexto del balompié actual. El pivote ya no se puede limitar a robar y soltar, el volante no se puede quedar en conducciones simples que no acaban en nada, el delantero debe hacer más cosas que marcar un gol y el arquero mucho más que atajarlos. Al menos esa es la exigencia de los mejores clubes del mundo, como el Chelsea.

Últimas noticias

Comentarios recientes