OPINIÓN - La historia de siempre con el VAR

Un nuevo Clásico marcado por la polémica arbitral

El VAR volvió a ser protagonista. El VAR volvió a ser protagonista.

El agarrón de Lenglet a Sergio Ramos fue la jugada que marcó el partido. Hasta ese momento, la igualdad había sido la nota predominante en un Clásico que podía caer para cualquier lado.

Desde el punto de vista arbitral, es uno de esos penaltis que nunca se pitaban, pero que ahora son enjuiciados a cámara lenta y desde diversas tomas, poniendo difícil al árbitro no señalar los once metros. Los ha habido más claros en Clásicos recientes y no se han señalado, pero no por ello se puede discutir que el de ayer lo fuera. Si un defensa agarra en el área, se arriesga a salir en la foto, aunque también haya que recalcar la dosis de interpretación de Sergio Ramos, que puso de su parte todo lo que pudo.

Nadie puede discutir que sea penalti. En todo caso, se puede malpensar sobre lo que hubiese pasado en el otro área. El problema, es que desde esa jugada, todo el clásico se envolvió de polémica y los análisis posteriores se centraron únicamente en el penalti, sirviendo de excusa de mal perdedor a un Barça que dejó escapar la oportunidad de rematar a un Madrid que llegaba casi sobre la lona.

La pataleta de Koeman y el victimismo mediático desde Barcelona evitan poner el foco en los problemas de un equipo que no tuvo capacidad de reacción y de un Messi que ahora sí, parece iniciar un declive indisimulable. La historia de siempre con el VAR, que reduce el fútbol a una sola jugada, generando ruido y excusas. El VAR estuvo mejor que el Barça, y esa es la única realidad.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Dinamo de Kiev y Barcelona jugarán mañana en Ucrania

Últimas noticias

Comentarios recientes