El planteamiento erróneo de Setién que necesita arreglar urgentemente

El entrenador del Barça necesita ajustar esto en la formación del equipo

El planteamiento erróneo de Setién que necesita arreglar urgentemente. Foto: Marca El planteamiento erróneo de Setién que necesita arreglar urgentemente. Foto: Marca

Se está juzgando en demasía al Barça de Quique Setién después de lo ocurrido en el Clásico y aunque muchas de las críticas llevan razón, hay que poner en perspectiva el asunto y es que el Barça apenas tiene a 14 jugadores del primer equipo después de todas las bajas que tiene, así como la mala planificación de Bartomeu el pasado mercado invernal. Lo ocurrido en la segunda parte del Madrid-Barça debe hacer entender a Setién (y Sarabia) que todo se hace mucho más cuesta arriba sin extremos.

Esta foto me llamó la atención cuando la vi. Carvajal y Marcelo, los dos laterales del Madrid, situados al borde del área, acompañando al juego de ataque del equipo. ¿Qué hacían allí? ¿El Madrid se había vuelto loco desguardando su defensa? No, simplemente, sabiendo que el Barça no tenía extremos, podían permitirse el irse hacia adelante sin temor de ser pillados en una contra. Arriba solo quedaban Griezmann y Messi, pudiendo ser frenados por Casemiro, Varane o Sergio Ramos, los tres fijos de la defensa madridista.

Comentaba yo mismo hace una semana que esperaba que Setién hubiera analizado lo ocurrido en Nápoles para darse cuenta que este Barça necesita juego de bandas y que no puede jugar con Vidal, Griezmann y Messi arriba porque todo el juego se condensa en el centro y eso le permite al equipo rival defender más cómodo e irse al ataque con los laterales, poco exigidos. Parece que no lo hizo, o no lo vio si es que analizó lo ocurrido. Exactamente el mismo error que cometió en el Bernabéu lo cometió en Nápoles unos días atrás.

Las críticas a Messi son exageradas e injustas. Se le pide pagar responsabilidades ante su mal partido pero si el planteamiento del Barça no le ayuda, Leo no tiene la varita para hacer que todo funcione. Es cierto que tuvo dos que pudo haber metido, pero no siempre puede sonar la flauta. Si Setién no pone a jugadores en ataque que "distraigan" a los defensas para dejarle espacios a Messi, no solo está desaprovechando al mejor jugador del mundo sino que en ataque no va a hacer absolutamente nada de daño. En el Camp Nou, con más espacios, aún, pero fuera, que es donde le está costando, seguirá sufriendo.

Sin Suárez, Setién necesita colocar, sí o sí, a un delantero que fije a los dos centrales. Teniendo a Braithwaite, es esencial que el danés sea titular y su sola presencia sea concentrada por los dos centrales y que si uno de ellos (como fue Ramos en el Clásico) sale a presionar a Messi, el 9 quede en un posible uno contra uno. Además, Ansu Fati también debe empezar a tener más protagonismo y acostarlo a una banda para que, junto a Griezmann (no hay otro), fije a los laterales rivales.

El entrenador azulgrana, como Valverde, está desaprovechando a De Jong, colocándolo de 6 u 8 con una insignificancia total en el juego azulgrana en una posición que no es la suya. Teniendo estos tres mencionados arriba, el Barça podría jugar con un doble pivote formado por De Jong y Busquets, con Messi moviéndose con libertad en la parcela de tres cuartos, sabiendo que los defensas no se centrarán en él, ya que delante tendrán a tres jugadores azulgranas.

Incluso Leo podría ser uno de los tres de arriba en un 4-3-3, con Arthur ocupando su posición en el mediocampo en otra posible variante del juego pero sin extremos, este Barça está condenado al fracaso. El éxito del Barça del Sextete o el del Triplete de Luis Enrique se basó en dos bandas claras (Messi-Pedro con Pep y Messi-Neymar con Lucho). O Setién ve esto a tiempo, o la temporada del Barça está a un par de semanas de que los aficionados digan adiós a todos los títulos en marzo.

Noticias Relacionadas

Últimas noticias

Comentarios recientes