¿Es posible ver la mejor versión de Arthur y Frenkie de Jong juntos?

Los dos volantes están destinados a liderar al FC Barcelona desde la zona de volantes.

¿Es posible ver la mejor versión de Arthur y Frenkie de Jong juntos? | FOTO: FC BARCELONA ¿Es posible ver la mejor versión de Arthur y Frenkie de Jong juntos? | FOTO: FC BARCELONA

Uno de los principales problemas que ha tenido el FC Barcelona desde el comienzo de la temporada es la configuración del mediocampo estelar para afrontar los partidos más complicados del curso debido a que la llegada de Frenkie de Jong sumaba a la plantilla un perfil nuevo que, a corto y largo plazo, debe prevalecer en la zona de máquinas de la entidad blaugrana si la intención es darle continuidad al estilo de juego que promueve el club desde sus categorías inferiores. Y este problema, más que resolverse, terminó empeorándose desde la llegada de Quique Setién a mitad de temporada, trayendo consigo su propuesta ortodoxa y que depende de perfiles/roles puntuales para poder promover el juego de posición, que necesita de volantes que puedan aportar desde la base de la jugada y en un escalón superior para jugar entre líneas.

En este sentido, y entendiendo que para poder mostrar su mejor versión el Barcelona de Setién necesita cumplir con los parámetros de su estilo, se ha visto complicado presenciar la mejor versión de dos nombres propios que, desde el enunciado, parecían estar destinados a ser los nuevos líderes del mediocampo blaugrana: de Jong y Arthur Melo. Tanto el brasileño como el holandés, pese a tener rasgos diferentes como cada jugador, comparten una necesidad y es que son jugadores que buscan siempre participar desde la base de la jugada, por lo que se mueven para aparecer en dicha zona para recibir, girar y ser determinantes en el juego (desde su conducción y dotes organizativos). Pero, al mismo tiempo, y en clave FC Barcelona versión 2019/20, ambos jugadores terminan chocando en un organización ofensiva que no permite que ambos realicen dichos movimientos, menos cuando coinciden con Sergio Busquets en el once debido a que él también necesita participar en dicha zona del campo.

En el juego de posición –ataque posicional como organización ofensiva- y con Lionel Messi en el once titular, el Barcelona necesita un mediocampista que pueda compensar desde una tercera línea al argentino y que aparezca en el área para amenazar junto a los atacantes (el rol que está teniendo Arturo Vidal) y, por esa razón, se minimizan las posibilidades de ver tanto a Arthur como a de Jong en un once. Pero, volviendo a sus rasgos individuales, los dos necesitan también ver el juego de cara, es decir, poder recibir con el cuerpo enfocado al arco rival y poder organizar, no recibir de espaldas en un segundo/tercer escalón por detrás de una línea del rival, por lo que ambos no muestran su mejor versión en dicho rol. Ambos se relacionan mejor en la zona donde, lastimosamente para ambos, terminarían chocando entre si y arrebatándole diferentes alturas ofensivas al ataque posicional blaugrana.

Como interiores ambos deben cumplir un rol más relacionado a la base de la jugada, poder recibir con libertad para ejecutar pero apoyando en una zona donde puede ser el segundo pase en el inicio de juego y el receptor de ese primer pase de Gerard Piqué o del central izquierdo. Por esa razón, dentro del actual contexto blaugrana, parece imposible poder presenciar la mejor versión del neerlandés y el brasileño jugando juntos, a menos que Quique Setién prescinda de Sergio Busquets y posicione a Frenkie de Jong en el MCD para dejar a Arthur ese rol de interior de la base de la jugada pero, al mismo tiempo, sería perder a uno de los jugadores que mejor interpreta el juego de posición de la plantilla.

En el corto plazo, y a menos que uno de los dos jugadores de un salto de calidad individual y pueda marcar la diferencia entre líneas (Arthur parece el más indicado debido a que tiene más desequilibrio con la pelota y de Jong tiene más condiciones en la base), parece imposible poder presenciar el mejor rendimiento de ambos (con Sergio Busquets) a menos que, en otro cambio complicado, Setién busque soluciones tácticas para cambiar el escenario. Un ejemplo claro fue el Clásico donde el holandés jugaba más adelantado en banda izquierda (aunque se posicionaba también entre líneas) y el brasileño tenía un rol donde alternaba zonas (haciendo un gran partido). El problema seguirá hasta que alguien de un paso para adelante, sea uno de los jugadores o el cuerpo técnico en cuanto a su propuesta ofensiva, lo que parece lo más complicado.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Real Sociedad y Villarreal disputarán hoy domingo su importante cruce

Últimas noticias

Comentarios recientes