El problema de Luuk de Jong es que esperaban mucho de él

El delantero neerlandés solo ha anotado un gol en 7 partidos disputados con el FC Barcelona esta temporada. Un rendimiento muy bajo, pero que no debe sorprender.

El problema de Luuk de Jong es que esperaban mucho de él El problema de Luuk de Jong es que esperaban mucho de él

El Barça de Koeman sigue siendo un equipo sin identidad y sin alma. Puede tener buenos momentos y hasta buenos partidos, pero no hay dudas de que es un equipo muy poco trabajado y que no tiene las variantes necesarias para competir en el máximo nivel, pese a tener una plantilla con talento para, por lo menos, cumplir los objetivos básicos del club.

Uno de los nombres más apuntados del equipo, que también tiene bajos rendimientos, es Luuk de Jong, uno de los fichajes más extraños de la historia del club. Su partido ante el Dinamo Kiev, con poca intervención en el juego y poca efectividad de cara al arco, fue muy malo, razón por la que salió sustituido en el medio tiempo.

El gran problema de Luuk de Jong, no es Luuk de Jong

El delantero neerlandés solo ha anotado un gol en 7 partidos disputados con el FC Barcelona esta temporada. Un rendimiento muy bajo en comparación a lo que podían esperar de él debido a ser una petición directa del entrenador. Pero, más allá de tener parte de culpa, el jugador ha recibido un sinfín de críticas que sobrepasan la realidad y es que, más allá de todo, no es mal futbolista como muchos dicen en redes sociales.

El gran problema de Luuk de Jong es que no tiene el nivel para jugar en el FC Barcelona o, por lo menos, ser titular en un equipo importante de la élite europeo, lo que no lo convierte en un mal jugador. Tiene sus deficiencias y su techo individual, que está muy lejos del resto de jugadores de la plantilla del conjunto azulgrana.

Al mismo tiempo, el pobre funcionamiento del equipo termina arrastrándolo a él también. Koeman solo quiere que sea la referencia ofensiva del equipo cuando comienzan a llover los centros ante la ausencia de ideas para progresar. Solo es un faro dentro del área que busca rematar las jugadas, pero el problema es que no tiene dotes asociativos diferenciales y su intervención en el juego es mínima, pero es más culpa de Koeman que del jugador.

Luuk de Jong no es mal futbolista, solo que no está al nivel de los mejores equipos del mundo y no tiene un encaje sencillo en la plantilla. El principal culpable de todo es Ronald Koeman, quien sigue sin confeccionar un equipo competitivo y que no aprovecha a ninguno de sus jugadores más importantes.

Últimas noticias

Comentarios recientes