La reestructuración atascada del Real Madrid

OPINIÓN / El proceso revolucionario que buscan en Valdebebas tenía más sentido con Solari al mando del equipo

La reestructuración atascada en el Real Madrid "Foto: La Nueva Mañana" La reestructuración atascada en el Real Madrid "Foto: La Nueva Mañana"

Que el Real Madrid se encuentra inmerso en un proceso de reestructuración es una obviedad. Tras reinar en Europa, con un férreo legado basado en 4/5 Champions League cosechadas, la marcha de Cristiano Ronaldo, así como el envejecimiento de otras estrellas blancas como Sergio Ramos o Luka Modric, ha obligado a los dirigentes merengues a cambiar el rumbo de su planificación y objetivos. Ahora, los blancos buscan reconstruir su plantel a base de talento joven que permita optar a todos los títulos, pero sobre todo ir sentando las bases de un proyecto a largo plazo que domine Europa sosteniblemente.

La cuestión no es otra que, ¿es Zidane el entrenador idóneo para dirigir todo este proceso? No responderé esta interrogativa con un sí o un no rotundo, aunque sí resulta conveniente exponer otro asunto relacionado con este, que es la salida de Solari.

El argentino llegó al frente del Real Madrid en mitad de una dura temporada que comenzó con el desastre de Lopetegui, y todas sus decisiones técnicas y tácticas fueron dirigidas al objetivo blanco, a la reestructuración y el desarrollo del talento joven. Sentó a un negado Marcelo en favor de Reguilón, que acabó siendo de lo más destacado del año madridista, relevó a un segundo plano a un desfasado Isco y muchos de sus minutos fueron capitalizados por Vinícius, otorgó galones a Fede Valverde en la medular y, lo más importante, pidió a Florentino que Odegaard regresase de su cesión en el mercado invernal, a pesar de que no se le escuchó y el joven noruego finalizó su temporada en los Países Bajos.

En esta nueva temporada, aunque Zidane continúa apostando por jugadores como Vinícius, Rodrygo o Valverde, Odegaard sigue de cesión en cesión, Ceballos más de lo mismo e igual para Reguilón. Jugadores que, a buen seguro, se desarrollarán en sus clubes de destino, pero… si se buscaba una revolución que ya estaba sucediendo con Solari, ¿por qué prescindir del argentino? ¿Se busca entonces la reconstrucción o aspirar a la Champions de nuevo? Sin duda, decidir el camino a seguir es el primer paso del club para poder cosechar los éxitos requeridos.

Últimas noticias

Comentarios recientes