Roberto Soldado, un buen futbolista con una actitud detestable

OPINIÓN / El delantero del Levante UD dejó una de las imágenes más feas de toda la pretemporada

Roberto Soldado, un buen futbolista con una actitud detestable "Foto: Plaza Valenciana" Roberto Soldado, un buen futbolista con una actitud detestable "Foto: Plaza Valenciana"

Por desgracia, la calidad sobre el terreno de juego no está ligada directamente a la calidad de la persona. Muchos grandes futbolistas que se han destapado como profesionales de este deporte han demostrado con sus actos y actitudes una versión más que mejorable en el resto de habilidades que debe manejar un profesional del asunto.

Sea como fuere, lo que está claro es que los futbolistas de élite son el espejo en el que muchos niños pequeños se miran. Son sus ídolos, quieren parecerse a ellos en todo lo que hacen y los pésimos comportamientos dentro y fuera del terreno de juego no ayudan en nada ni en la sociedad, ni en el deporte que muchos amamos denominado fútbol.

El mal ejemplo de Roberto Soldado

Es, sin duda, el caso de un Roberto Soldado que este verano se ha convertido en uno de los antagonistas de esta pretemporada tras firmar su nuevo contrato con el Levante UD. El delantero, que será una pieza importante en los planes de Paco López, dejó su sello en el encuentro amistoso ante el Villarreal CF pero no por sus goles ni su rendimiento, si no por la acción más fea de toda la pretemporada.

El ariete español realizó una entrada peligrosísima al defensa central de Unai Emery, un Jorge Cuenca de tan sólo 21 años que recibió todos los tacos en el gemelo de su pierna diestra. A expensas de haberle lesionado, un gesto horripilante de un veterano de este deporte cuyos valores deportivos se encuentran más en incógnita que nunca.

Últimas noticias

Comentarios recientes