La terrible lectura de partido de Zidane

El entrenador francés perdió la batalla táctica contra Guardiola y demostró que tiene mucho que aprender.

FOTO: REAL MADRID FOTO: REAL MADRID

Pese a ponerse arriba en el marcador en el segundo tiempo, y en el mejor momento del partido del Manchester City, el Real Madrid no pudo aguantar la embestida de su rival y terminó perdiendo el encuentro en el Santiago Bernabéu, quedando casi eliminado en los Octavos de final de la Champions League por segundo año consecutivo, luego del fiasco contra el Ajax de Amsterdam. Más allá de las bajas de Eden Hazard y de última hora de Toni Kroos, Zinedine Zidane demostró que, más allá de tener tres Orejonas en su vitrina, no está capacitado para competir ante los mejores entrenadores del mundo y, en estas instancias y sin contar con Cristiano Ronaldo en tu delantera, terminas dejando estas sensaciones de que el partido te quedó grande.

El primer error, que viene de la mano después de ponerse arriba en el marcador con el gol de Isco, fue darle ingreso a Gareth Bale quien, pese a tener experiencia en estas instancias, no está en condiciones para competir a este nivel debido a las múltiples lesiones que tiene. Y, con la salida del brasileño, el Real Madrid perdió amenaza en el último tramo de la cancha, lo que liberó al Manchester City a la hora de tener la pelota. Justo después del cambio (que tampoco sumó en defensa) el Manchester City le dio vuelta al encuentro y dominó las acciones.

El segundo error, que viene de la mano de la derrota parcil, fue hacer dos cambios agresivos (entraron Lucas Vázquez y Luka Jovic) que le quitaron control de la pelota y claridad a l ahora de crear, principalmente porque sacó a Isco Alarcón, quien le estaba dando picante al mediocampo y quien estaba fungiendo como enlace de los volantes con los atacantes. Al mismo tiempo, se evidenció su falta de intervención debido a que, en el momento que entró Raheem Sterling y Guardiola colocó a Kevin de Bruyne en el costado izquierdo para atacar a Dani Carvajal, no encontró la vuelta para apoyar a su lateral y darle mayor seguridad defensiva. Federico Valverde no aportó en ese renglón.

Pese a que la serie no está perdida, el Real Madrid dejó la sensación de no estar capacitado para competir ante uno de los mejores entrenadores del mundo que, en cuestión de minutos, cambió la dinámica del partido con un cambio de jugador y de esquema. Lo que no pudo hacer Zidane en su primera gran prueba como entrenador del Real Madrid en esta temporada.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Barcelona y Nápoles jugarán esta noche de sábado, el partido de vuelta de los octavos de final de la UEFA Champions League

Últimas noticias

Comentarios recientes