El VAR continúa riéndose del Betis

Lo del sistema de vídeo arbitraje en LaLiga es un despropósito que semana tras semana echa por tierra el trabajo de los equipos, aunque siempre le toca al mismo

El VAR continúa riéndose del Betis "Foto: Diario de Sevilla" El VAR continúa riéndose del Betis "Foto: Diario de Sevilla"

Ya que en el Real Betis Balompié no existe una dirección visible que vele por los intereses públicos del club, los que contamos con algún tipo de altavoz debemos denunciar lo que está sucediendo semana tras semana cuando el equipo verdiblanco juega. Para evitar las posibles sanciones y represalias mayores que la RFEF y LaLiga puedan infligir al Betis, los jugadores y profesionales que defienden los intereses y colores de la entidad centenaria están callando algo que cualquiera pudo ver en sus televisores ayer: se está robando a mano armada al Real Betis Balompié.

En el día de ayer, fue el turno de Estrada Fernández, pero la realidad es que ya da igual quien sea el implicado. Desde el punto de vista del aficionado parece una campaña orquestada en contra de su equipo, y nada más. Sucedió frente al Real Madrid y también ocurrió ante la Real Sociedad. Dos robos escandalosos con líneas mal tiradas y decisiones inentendibles que acaban con penaltis en contra, penaltis a favor no pitados, goles mal anulados, fueras de juego invisibles, etc.

Las jugadas de ayer

Al menos, hubo un tiempo en que todos estos errores premeditados se podían justificar a partir del error humano. Ahora, con las posibilidades que otorgan las nuevas tecnologías, la explicación no puede ser otra que el odio o determinados intereses que desde arriba perjudican a un club, sus colores y su historia.

- Se anuló el tanto del empate a Sanabria por varios milímetros tras tirar las líneas peor que un niño de tercero de Primaria. Cogiendo el bíceps del delantero (parte con la que no se puede rematar) y mostrando en la línea una inclinación claramente modificada a partir de ciertos intereses.

- Con el mismo marcador, no se señala un penalti claro sobre el delantero paraguayo que es agarrado intencionadamente hasta tal punto que le rompen la camiseta. También habría supuesto el empate.

- Pocos minutos después, un ligero agarrón sobre Isak (que podría ser penalti en realidad) es señalado sin dudar, sin revisar y sin ir a ver, pese a ser mucho menos claro que el cometido sobre Sanabria, aunque también señalable.

Dos errores muy claros y uno que, cuando se da en el otro área, no se duda ni un segundo. Piensa mal y acertarás. Al Betis no le dejan estar arriba ni competir por los puntos que se merezca, y acabará la temporada por debajo de lo esperado y no sólo por sus errores, también por los externos cometidos que responden a la mafia en la que se han convertido los dirigentes del fútbol español. Una vergüenza a la que todavía siguen dando méritos cuando algún equipo gana algo.

Noticias Relacionadas

Últimas noticias

Comentarios recientes